Nada mejor que volver al ejemplo de Monsieur de Montaigne en tiempos de elecciones, que suelen ser t...