No es la primera vez que un artículo de Fernando Ravsberg, corresponsal en Cuba de la honorable BBC, me deja una sensación frustrante, agridulce, como resultado de cier...